@BestWayTraveler

Una de las fiestas religiosas que aún mantiene su esplendor en el Cusco, a diferencia de las demás ciudades en las que se festejaba durante el virreinato -incluyendo la capital- es el Corpus Christi, fiesta que celebra la iglesia católica 60 días después del Domingo de Resurrección.

La festividad del Corpus Christi del Cuzco fue declarada patrimonio cultural de la nación el 08 de agosto del 2004, ésta declaratoria manifiesta que esta festividad es una de las expresiones más relevantes de la cultura peruana y que contribuye a la identidad nacional.

Vestimenta tipica de danzantes en la entrada Corpues Foto: Rafael Vega

Un poco de historia

El proceso de expansión de la fiesta fue tal que en el primer tercio del siglo XIV se difunde por Inglaterra, Italia, Francia y la Península Ibérica, lo que no significa que no existiese antes de estas fechas, pues Alfonso X el Sabio (1252-1284) participó en la celebración del Corpus en Toledo en el año 1280 y en Sevilla se hace referencia al gasto de la ciudad para la fiesta del Corpus en 1389.

La festividad del Corpus Christi fue introducida en nuestro territorio con la conquista. En los primeros tiempos la conmemoración debió estar limitada al interior de las casas religiosas. Hacia el último tercio del siglo XVI era una de las celebraciones de mayor importancia en Lima, y también lo sería en otra ciudades como Trujillo, Cajamarca, Arequipa y Potosí, pero sin lugar a dudas la celebración más importante del Corpus Christi se llevó a cabo en el Cusco, la antigua capital del Tawantinsuyo, así lo reconocía en 1572 el virrey Toledo.

En el éxito de la celebración del Corpus Christi habrían confluido algunos aspectos ampliamente tratados por Tom Ziudema, Carolyn Dean y otros autores. El primero de ellos fue una de las ceremonias dedicadas al sol, en el solsticio de invierno, el Inti Raymi, iniciada con Pachacutec Inca Yupanqui quien habría gobernado entre 1438 y 1471, a él se debió la reforma religiosa que hizo del Qoricancha el lugar de mayor sacralidad en el Cusco. María Rostworowski, afirma que las momias de los antiguos soberanos se conservaban en el templo y eran llevadas a la plaza para las grandes ceremonias.

El segundo rito, realizado en esta misma época, se refiere a aquellas momias, los “mallqui” que eran sacados en andas o literas y llevados a los lados de una avenida al este del Cusco (entre San Sebastián y el Cusco) conmemorando la mítica entrada de Mama Huaco en la ciudad, luego de éste acto se celebraba una fiesta con abundante comida, bebida y danzas. Se ha señalado que los evangelizadores habrían reemplazado a las momias por las imágenes de la virgen y los santos católicos, al ordenar el virrey Toledo que fueran trasladadas a Lima para ser enterradas en el Hospital de San Andrés.
La importancia de la fiesta fue tal que al primer Corpus celebrado en 1550, habrían acudido 117 imágenes procedentes de Quito, Tucumán y Huamanga, esta participación posteriormente quedó limitada a la ciudad por decisión de Manuel Mollinedo y Angulo, Obispo del Cusco de 1673 a 1699, considerado el gran mecenas, el reconstructor de la ciudad del Cusco, después del terremoto de 1650. Gracias a su patrocinio, se pintaron 15 lienzos que representaban la procesión en la ciudad del Cusco y que ornamentaban las paredes de la iglesia de Santa Ana y que fueran pintados entre 1674 y 1680. La hipótesis de la fecha estaría confirmada por la carta el Obispo Mollinedo al Rey el 4 de enero de 1676 en la que hace referencia a los cuadros hechos para la iglesia de Santa Ana. ( Info: Instituto de investigación universidad Ricardo Palma)

Actualmente el Corpus es una fiesta que atrae muchos viajeros, al ser una fiesta religiosa está llena de ese sincretismo del que hablamos en post anteriores. La ciudad del Cusco rebosa de algarabía de toda esa celebración, personas devotas se hacen con la andas del santo de su devoción y salen a recorrer las calles.

Es una fiesta imponente la cual también se adhiere a una feria gastronómica del “Chiriuchu”, plato emblemático del Cusco del cual hablaremos en otro post con mas detalle.

Danzantes en la entrada de Corpus.
Danzantes en entrada de Corpus Foto: Rafael Vega

Usualmente esta festividad se realiza entre mayo y junio. Cuando se junta con el Inti Raymi el Cusco se convierte en un mar de viajeros, gente devota, curiosos, hermosas vistas, gastronomía, un festival imperdible en todos los sentidos.

Viajero, si quieres conocer mas de la cultura, vivir las fiestas del lugar que visitas, es imprescindible no solamente tomar la foto de rigor, es imperativo que vivas, sientas, experimentes, valores, toques, pruebes, te atrevas a sentir la energía del lugar que visitas. Eso es ser un viajero, no un turista.

Hasta el próximo post BWTraveler!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: